LIMPIEZA NASAL: NASYA

 

Tan solo por el hecho de conocer que realizamos entre 18,000 y 20,000 respiraciones al día, podemos comprender lo importante que es mantener una buena limpieza nasal. Este tipo de limpieza es muy superior al simple hecho de sonarse ( ya que no se expulsan totalmente los contaminantes que ahí se encuentran). Si hay mucosidad acumulada en los senos frontales, nariz y cabeza, se puede presentar malestares como jaqueca, congestión nasal, ocular y de oídos. 

A media taza de agua tibia se le añade una pizca de sal de mar a que se disuelva.

Se inclina la cabeza de lado (no hacia atrás) y se introduce aproximadamente una onza de agua por una fosa, puedes hacer un cuenco con tu mano e introducir el agua, luego se expulsa el agua por la nariz con una fuerte espiración nasal, aunque igualmente parte del agua posiblemente saldrá por la boca. Luego se repite el proceso para limpiar la otra fosa nasal. El mejor momento para realizar esta higiene es por la mañana y en ayunas.