Arcoíris de estilos de yoga y sus polvos sanadores.

Hace 16 años empecé a practicar Yoga por motivos de salud. Y desde entonces ha sido día a día mi estilo de vida. Hoy actualmente mi especialización es Yoga Terapéutico,  aquí el yoga utilizándolo como herramienta para sanar dolencias físicas, emocionales y mentales. Acercándome de forma más empática, amorosa y comprensiva a las necesidades de las personas.

Hay varios estilos de yoga y respeto totalmente cada uno de ellos, todos son excelentes y proporcionan bienestar integral a quien lo practica con regularidad. El dedicarme a impartir clases de yoga, el vivir esta disciplina y además de realizar varios tipos de yoga  me ha dado un aprendizaje más profundo. Inicié practicando Hatha yoga y creo a mi forma de ver, es lo más conveniente, pues el Hatha es la base de donde surgen todas las demás variedades de yoga dándome el entendimiento de mi cuerpo físico a través de las posturas, me ha ayudado a conocer mis capacidades y limitaciones para fortalecerlo y mantenerlo en buenas condiciones. Esto ha sido fundamental, luego decidí por Kundalini yoga que pareciera es más sencillo, pero se requiere de mucha fortaleza física  para mantener los kriyas (serie de ejercicios) además de una gran fortaleza mental, ya que Kundalini nos desafía totalmente en cada práctica.

Mi recomendación es empezar por el Hatha yoga y después date la oportunidad de Kundalini, las dos bellas experiencias, una te lleva hacia tu interior desde la práctica física y la otra te lleva hacia adentro desde tu rendición, entrega y devoción.

 

El Vinyasa es otro estilo, la sensación de libertad en movimiento para explorar con gracia y alegría. Es ese ir suave acompañado de la respiración donde voy por recovecos en todas direcciones para llegar de una forma íntima y delicada al alma, es como alzar el vuelo al infinito y luego aterrizar a tocar tierra de forma suave y pacífica.

Después de varios intentos y búsqueda fallida por un estilo de yoga enfocado a la terapéutica, hoy creo me estoy acercando más. Y claro todo llega en el tiempo justo. Pues es la experiencia a utilizar y en ocasiones es la intuición la que prevalece para guiar la clase.

Lo que  estoy viviendo actualmente con el yoga Terapéutico es algo más satisfactorio, ya que estoy haciendo equipo con mi hija que es médico y que juntas nos entrenamos en esta especialidad. Haciendo una mancuerna seria y capacitada.

 

En el yoga terapéutico existe una conexión muy bella; el alumno como principal motivo, después el yoga como herramienta y luego una  entrega a través de la práctica para formar una trilogía de amor, de verdadero deseo para trascender el sufrimiento.

Primero hay una labor y dedicación  para entregar una práctica de sanación y me hace responsable.  Luego viene la responsabilidad del alumno que le corresponde en gran medida, Por último y más poderoso aún es  la decisión entre Dios y la persona que desee realmente sanar.

Te invito a que conozcas este tipo de yoga que es suave, segura y compasiva. Todos necesitamos sanar o liberar algo, el yoga terapéutico es para todos!!!

RAA MAA DAA SAA

SAA SAY SO HUNG

Por: Sylvia Aguilera

Más informes: https://centrosivayoga.com/yoga-terapeutico/